Esta es la traducción de uno de los ensayos publicados en The Skeptic's Dictionary. (El Diccionario del Escéptico). La traducción fue realizada con permiso escrito del autor. Traducción © 2006, 2007 Ramsés Morales, http://kepler.cs.uiuc.edu/~rvmorale/.

subliminal

Lo subliminal está por debajo de lo liminal (la sensación más pequeña que se puede detectar).

Cualquier cosa que verdaderamente se encuentre por debajo del nivel de una sensación detectable, no puede, por definición, ser percibido. Sin embargo, generalmente se dice que lo subliminal está por debajo del umbral de la percepción conciente. Existe una creencia ampliamente aceptada, pero no fuertemente apoyada por investigación empírica, que dice que el comportamiento de una persona puede ser afectado significativamente por mensajes subliminales, sin que la persona tenga conocimiento de su presencia o contenido. Por lo tanto, se cree que uno puede influenciar el comportamiento, apelando subrepticiamente a la mente subconciente, con palabras e imágenes. Si esto fuese cierto, entonces los anunciantes podrían manipular el comportamiento de los consumidores, escondiendo mensajes subliminales en sus comerciales. El gobierno, o la Tía Jilda, podrían controlar nuestras mentes y cuerpos, al comunicarse secretamente con nosotros de manera subliminal. Los estudiantes podrían aprender al escuchar música con mensajes subliminales escondidos. Desafortunadamente, "...años de investigación han resultado en la demostración de algunos efectos muy limitados de la estimulación subliminal", y ningún apoyo para su eficacia en la modificación del comportamiento (Hines, 312).

El hecho de que casi no hay apoyo empírico para la utilidad de los mensajes subliminales, no ha prevenido que numerosas industrias produzcan y mercadeen cintas alegando que estas se comunican directamente con la mente inconciente, alentando al "oyente" a no robar, o entrenando al "oyente" a tener valor o creer en su poder para lograr cosas grandes. Los consumidores gastan mas de $50 millones cada año en productos subliminales de auto-ayuda (Journal of Advertising Research, reportado por Dennis Love, Sacramento Bee, 14-Sep-2000). Un lugar llamado Hypnotictapes.com ofrece una amplia gama de dicho tipo de cintas, desarrolladas por James H. Schmelter, un hipnoterapista con un MBA y experiencia auto-proclamada en ciencia sinergística. Si el material de Schmelter no es de tu agrado, intenta con Subliminales del Escritor de Mente... Un Avance Importante en Reprogramación Humana.

Es cierto que podemos percibir cosas aunque no estemos concientes de que estamos percibiéndolas. Sin embargo, para aquellos que ponen mensajes en cintas y graban música sobre los mensajes de manera que los mensajes sean inundados por otros sonidos, sería útil que recuerden que si los mensajes son inundados por otros sonidos, las únicas percepciones que uno puede tener son de los sonidos que inundan los mensajes. No existe evidencia de que alguien pueda escuchar un mensaje el cual se encuentra enterrado bajo capas de otros sonidos, a tal punto que el mensaje no puede ser distinguido. Por supuesto, si el mensaje se pudiera distinguir, no sería subliminal.

La creencia en el poder de los mensajes subliminales para manipular el comportamiento parece haberse originado en 1957 con James Vicary, un promotor de comerciales que afirmaba incrementar las ventas de popcorn por 58% y las ventas de Coke por 18%, en un cine de Nueva Jersey, al simplemente enseñar rápidamente el mensaje "Toma Coca-Cola" y "Hambre - Come Popcorn." Aunque se ha demostrado que esta afirmación es un engaño fraudulento, y aunque nadie ha sido capaz de duplicar el evento, la creencia en esta leyenda se mantiene. Esta historia y varias otras fueron recontadas por Vance Packard en The Hidden Persuaders (1957) (Los Persuasores Escondidos), libro que se convirtió en lectura requerida para generaciones de estudiantes universitarios.

La creencia en mensajeria subliminal alcanzó un ápice surreal en 1980 con la publicación de The Clam-Plate Orgy and Other Subliminals the Media Use to Manipulate Your Behavior (La Orgía del Plato de Almejas y Otros Subliminales que los Medios Usan para Manipular Tu Comportamiento) por Wilson Bryan Key. El libro se ha relanzado bajo el título más sexy: Subliminal Adventures in Erotic Art (Aventuras Subliminales en el Arte Erótico). Key afirma que los anunciantes de comerciales usan mensajes subliminales de naturaleza seriamente sexual para manipular el comportamiento, incluyendo el esconder figuras sexy y la palabra 'sexo' en imágenes de cosas como cubos de hielo y comida. Al examinar cuidadosamente el menú de Howard Johnson, Key vió que el plato de almejas fotografiádo en el menú era en realidad la representación de una orgía sexual la cual incluía varias personas y un burro. Entre las varias afirmaciones infundadas de Key está la afirmación de que la mente inconciente procesa mensajes subliminales a la velocidad de la luz. La realidad es que el proceso cerebral más rápido viaja a unas 40 m.p.h. (Hines).

A pesar del hecho de que no existe un cuerpo empírico soportando la noción de que anuncios subliminales son efectivos, en 1974 la Federal Communications Commission (FCC) (Comisión Federal de Comunicaciones de USA) expidió una orden diciendo que cualquier punto de difusión masiva que a sabiendas use mensajes subliminales opera "en contra del interés público." En Septiembre del 2000, los Senadores Ron Wyden de Óregon y John Breaux de Louisiana se quejaron ante la FCC por un mensaje Republicano que mostraba rápidamente la palabra ''RATAS'' (o "BURÓCRATAS") a través de la pantalla por 1/30 de segundo. ''Tenemos razón para creer que los difusores están mostrando comerciales de televisión que contienen mensajes subliminales en violación del interés público,'' dijeron, aparentemente ajenos al hecho de que es poco probable que algo que no puede ser registrado por el cerebro tenga efecto alguno en el observador y es poco probable violar así cualquier cosa excepto los límites razonables de la credulidad.

Ver también hipnosis, control mental, y pareidolia.


Lectura adicional

reader comments

Cooper, J., & Cooper, G. 2002. Subliminal motivation: A story revisited. Journal of Applied Social psychology. 32, 11, pp. 2213-2227.

Epley, Nicholas, Kenneth Savitsky, and Robert A. Kachelski. 1999. "What Every Skeptic Should Know About Subliminal Persuasion." Skeptical Inquirer. September/October.

Hines, Terence. Pseudoscience and the Paranormal (Buffalo, NY: Prometheus Books, 1990).

Vokey, J. and J. Read. "Subliminal Messages: Between the Devil and the Media," American Psychologist (1985), pp. 1231-1239.